La Dirección de Acerinox Europa ha querido agradecer públicamente a la Delegación del Gobierno en Andalucía la concesión del premio ‘Plaza de España’, en este 2020, en reconocimiento a sus valores Constitucionales, “constituyendo un honor ser distinguidos con este galardón”, según la compañía que, además, ha trasladado esta felicitación y agradecimiento al Campo de Gibraltar en su conjunto, así como a las ONGs, universidades, escuelas profesionales  e instituciones que, en la zona, colaboran con el Grupo Acerinox en un amplio abanico de áreas, informa El Estrecho Digital.

La dirección de Acerinox Europa ha aprovechado para mencionar especialmente el trabajo realizado por Juan Carlos Herrera, vicepresidente y secretario del Banco de Alimentos; el sacerdote Yelman Bustamante, y el coordinador general del Estado en el Campo de Gibraltar, Francisco Gil, quienes promovieron y ejecutaron la iniciativa por la que la compañía ha sido reconocida, así como el subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Antonio Pacheco Calvo, por el apoyo e impulso a la misma.

La Delegación del Gobierno en Andalucía ha entregado los XVI Premios Plaza de España a los valores constitucionales, una edición que ha distinguido los servicios esenciales en la lucha contra la COVID-19 y ha sido la vicepresidenta del Gobierno, ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo,la encargada de hacer entrega a Francisco Fernandez de la Mata, director de laminado de Acerinox, de dicho reconocimiento.

La Delegación apunta que el 30 de septiembre de 1970 echó andar la primera factoría de Acerinox en el mundo, con sede en Los Palmones-Los Barrios (Cádiz) y a los tres años ya comenzaron a vender al extranjero. Ahora se cumplen 50 años convertida “en un ejemplo de empresa sostenible que contribuye en su labor social y formativa con toda Andalucía, como demuestran el hecho de favorecer prácticas en empresas al sistema educativo en la provincia de Cádiz –universitarios y de Formación Profesional–, o de destinar los fondos del comedor para trabajadores –cerrados por la pandemia– al Banco de Alimentos y a otras ONGs que ayudan a los más necesitados en la comarca del Campo de Gibraltar”.