El Grupo CLH invirtió más de 33 millones de euros en proyectos medioambientales en el periodo 2013-2015

El Grupo CLH destinó más de 33 millones de euros a proyectos medioambientales en el periodo 2013-2015, con el objetivo de reforzar la sostenibilidad de sus actividades y utilizar los recursos, tecnologías y procesos de forma más eficiente y respetuosa con el entorno natural y social.

Dentro de su política de protección de la biodiversidad, la compañía colabora desde hace cuatro años con la asociación para el estudio y defensa de la naturaleza GREFA (Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat) en la realización de estudios sobre la integración de su red de oleoductos en zonas de especial riqueza ambiental.

La compañía finalizó el año pasado nueve evaluaciones ambientales en espacios naturales protegidos de cinco Comunidades Autónomas (Andalucía, País Vasco, La Rioja, Galicia y Navarra), que verificaron la sostenibilidad de los oleoductos y su impacto nulo sobre la fauna y flora de los alrededores. En total, desde el inicio del proyecto, CLH ha analizado más de 180 kilómetros de áreas naturales protegidas, lo que supone más del 91% de las zonas identificadas, y tiene previsto finalizar este año el estudio de los últimos tramos.

La compañía también ha colaborado con GREFA en otras iniciativas relacionadas con la conservación de la biodiversidad, como la reintroducción de crías de cernícalo primilla en el Parque Regional del Sureste (Comunidad de Madrid) o un proyecto de estudio y protección del buitre negro en el Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona (Castilla La Mancha).

CLH ha renovado la certificación ISO 14001 para su Sistema de Gestión Ambiental y continúa trabajando para certificar sus instalaciones de acuerdo a la exigente normativa medioambiental EMAS. La compañía obtuvo en 2015 este distintivo para las plantas de Girona y el aeropuerto de Málaga, además de renovar las certificaciones para los centros de Huelva, Tarragona, Santurce (Vizcaya) y el aeropuerto de Bilbao.

Asimismo, el Grupo CLH ha aprobado una nueva política de biodiversidad, mediante la que se compromete a seguir respetando la diversidad biológica de las zonas en las que dispone de infraestructuras, no sólo a través de buenas prácticas ambientales, sino también mediante la participación en programas de Investigación y Desarrollo o la colaboración activa con sus grupos de interés.

En esta línea, la compañía también ha publicado una nueva Política de Eficiencia Energética, para impulsar su compromiso con el ahorro de energía y la reducción de emisiones. Para lograr este objetivo, la compañía ha continuado realizando estudios de eficiencia energética e impulsando diferentes actuaciones dentro de sus planes de modernización, que han hecho posible la implantación de equipos más modernos y eficientes para el transporte de carburantes por oleoducto y la mejora de la eficiencia lumínica de las instalaciones.

Además, la compañía ha vuelto a verificar y calcular la huella de carbono derivada de sus actividades, un estudio que permite identificar, diseñar e implementar acciones de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Estas actuaciones se completan con la realización de diferentes proyectos de recuperación ambiental en aquellos terrenos en los que el Grupo CLH ha desarrollado actividades. Entre las últimas actuaciones realizadas por la compañía, destaca el comienzo de los trabajos de saneamiento del subsuelo en la antigua instalación de Burgos y la finalización de las labores de caracterización ambiental en la antigua planta de Salamanca.

En este capítulo, CLH también está desarrollando un ambicioso proyecto de innovación centrado en encontrar nuevas técnicas biológicas para la limpieza de aguas y suelos afectados por productos petrolíferos. Esta iniciativa ha sido calificada y aprobada por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).

Además, la compañía continua participando en los dos principales programas internacionales dedicados a estudiar la implantación de los biocombustibles en la aviación comercial: NARA, impulsado por la Administración Federal de Aviación y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos; e ITAKA, apoyado por la Comisión Europea.

Primer semestre

El Grupo CLH obtuvo un beneficio después de impuestos de 92,4 millones de euros durante el primer semestre de 2016, lo que representa un incremento del 20,8% respecto al mismo período del ejercicio anterior.

El volumen de negocio generado por el Grupo CLH en el primer semestre de 2016, incluyendo sus filiales internacionales, fue de 305,2 millones de euros, un 12,8% más que el obtenido en el mismo periodo del ejercicio precedente.

El EBITDA de los seis primeros meses de 2016 alcanzó los 174,0 millones de euros, un 11,5% mayor que el obtenido en el mismo periodo del ejercicio anterior. Este incremento se debió principalmente al crecimiento de la actividad en España y a la incorporación de las filiales internacionales CLH-PS y CLH Aviation Ireland que empezaron a operar en mayo de 2015 y junio de 2016 respectivamente.

El beneficio de explotación recurrente del Grupo CLH en los seis primeros meses de 2016 se situó en 129,9 millones de euros, un 13,7% más que en el mismo periodo del año anterior.

Los ingresos de explotación se incrementaron un 12,5% y alcanzaron los 330,9 millones de euros y los gastos de explotación fueron de 201 millones de euros, lo que supone un aumento del 11,7%.

El neto de operaciones financieras presentó un resultado de -7,6  millones de euros, un 8,6% menor que el obtenido en el mismo periodo del ejercicio precedente, que fue de -7,0 millones de euros.

Las inversiones realizadas durante el primer semestre de 2016 por el Grupo CLH ascendieron a 40 millones de euros, que se destinaron principalmente a proyectos de mantenimiento y mejora de las infraestructuras de la compañía en España y al desarrollo de los nuevos proyectos internacionales que está llevando a cabo la compañía en Omán, Reino Unido e Irlanda. Las salidas de productos petrolíferos desde instalaciones de CLH en España en el periodo enero-junio de 2016 ascendieron a 21,3 millones de metros cúbicos, un 3,6 % más que las del mismo período que el año anterior, como consecuencia del incremento de la demanda por el crecimiento económico registrado durante este período y el esfuerzo comercial realizado por la compañía, que redujo un 0,6% los precios de sus servicios logísticos y de almacenamiento en enero de este año.