El Grupo CLH destinó más de 22 millones de euros a proyectos de I+D+i en los últimos tres años

El Grupo CLH ha invertido más de 22 millones de euros en proyectos de Investigación, Desarrollo e Innovación en los últimos tres años, que permitirán mejorar la seguridad y sostenibilidad de sus actividades, así como la eficiencia y la calidad de sus servicios.


Para optimizar sus tareas y procesos, el Grupo CLH continúa implantando la metodología “Lean”. Esta sistemática pretende mejorar la calidad, el tiempo y los costes de los procesos al detectar aquellas tareas susceptibles de ser más eficientes. La compañía ha llevado a cabo 12 proyectos relacionados con esta metodología.

Por otro lado, el Grupo CLH ha renovado su Centro de Control de Oleoductos con una nueva versión de SCADA, el potente programa informático que posibilita gestionar vía satélite la red de oleoductos. Esta nueva versión, más ágil y con una mayor capacidad de almacenamiento, supone una importante mejora en la gestión de los oleoductos y permite su adaptación a nuevas necesidades de la compañía.

Otra de las iniciativas que ha llevado a cabo el Grupo CLH ha sido la adaptación de la actividad en las instalaciones para desarrollar un modelo de almacenamiento segregado, con el fin de ampliar los servicios que demanda el mercado. Este modelo permite el almacenamiento de líquidos a granel que no pueden entrar en el sistema indiferenciado debido a sus características particulares.

A estas iniciativas se une la digitalización de las instalaciones del Grupo CLH, que ha permitido la optimización de los recursos, el aumento en la seguridad de las operaciones y una mayor eficiencia. La compañía continúa trabajando en este ámbito para lograr su objetivo de que todas sus instalaciones estén digitalizadas en el año 2020.

En materia de mantenimiento, el Grupo CLH ha diseñado un nuevo sistema de gestión de activos, que permitirá el mantenimiento personalizado de los activos de la compañía y potenciará su política de renovación y reemplazo de los mismos, haciéndola más ágil y eficiente.

Este nuevo sistema estudia todos los activos y permite definir modelos predictivos, para establecer planes óptimos de mantenimiento para cada equipo y priorizar las inversiones más importantes.

Por su parte, CLH Aviación ha implantado un único Sistema de Gestión de la Seguridad Operacional (SGS). De esta manera, la compañía gestiona de forma centralizada la seguridad de sus operaciones en los aeropuertos en los que está presente. Este se encuentra ya implantado y desplegado en todos los aeropuertos tras la validación de AENA.

La compañía también ha puesto en marcha diez proyectos denominados “quick wins”. Estas iniciativas nacen a propuesta de las personas de la compañía en los diferentes centros de trabajo del Grupo CLH y tienen como objetivo mejorar en la seguridad y el uso de los recursos, además de optimizar la eficiencia de los procesos de la compañía.

Por otra parte, la Agencia de Certificación en Innovación en España (ACIE) otorgó a CLH el Certificado de Investigación y Desarrollo por el proyecto de diseño y desarrollo de un nuevo método de análisis de la integridad de los oleoductos, que permite detectar y evaluar posibles daños en las tuberías sometidas a variaciones de presión y así determinar su evolución y poder establecer medidas preventivas.

Además, el Grupo CLH mantiene una presencia activa en grupos de trabajo nacionales e internacionales relacionados con la calidad de los combustibles, donde aporta su experiencia y conocimiento, como el grupo de combustibles AENOR AEN/CTN051, el Comité CEN WG 21 "Specification for unleaded petrol" y WG 24 "Specification for diesel fuel". La compañía también tiene presencia en organismos internacionales del sector de la aviación como IATA o JIG (Joint Inspection Group).


Reforzar la sostenibilidad

El Grupo CLH destinó cerca de 40 millones de euros a proyectos medioambientales en el periodo 2015-2017, con el objetivo de reforzar la sostenibilidad de su actividad además de utilizar los recursos, tecnologías y procesos de forma más eficiente y respetuosa con el entorno natural y social.


En el ámbito de la eficiencia energética, CLH está desarrollando un plan de modernización de equipos industriales, con el objetivo de ahorrar energía y disminuir las emisiones asociadas a sus actividades.

Dentro de este plan, CLH ha adaptado sus calderas para que utilicen gasóleo en lugar de otros combustibles pesados. También ha implantado nuevos sistemas que permiten ajustar la potencia de las bombas del oleoducto a las necesidades de caudal de producto y ha incorporado aditivos especiales en el transporte de productos petrolíferos por el oleoducto, lo que permite minimizar la pérdida de energía por rozamiento.

La compañía también ha hecho un importante esfuerzo en los últimos años para fomentar el uso de energías renovables. En esta línea, CLH ha contratado el suministro de electricidad a través de una nueva comercializadora que garantiza que la energía consumida provenga de fuentes renovables.

La compañía ha continuado realizando nuevos análisis de protección de suelos para conocer el estado medioambiental del terreno de sus instalaciones, tomando muestras de aguas subterráneas a través de las redes piezométricas instaladas y el uso de técnicas geofísicas mediante Georadar 3D multifrecuencia para la caracterización del suelo.

La compañía también tiene en marcha diferentes programas para la gestión de vertidos y la protección de aguas subterráneas como la implantación de un nuevo sistema de tratamiento de aguas contaminadas con hidrocarburos basado en el uso de materiales bioabsorbentes o el proyecto de biorremediación mediante la utilización de microrganismos degradadores dehidrocarburos en trabajos de saneamiento de suelos.

Además, CLH calcula anualmente la huella de carbono derivada de sus actividades, un estudio que le permite identificar, diseñar e implementar acciones orientadas a la reducción de emisiones, así como medir su alcance y eficacia. En el año 2017, la utilización de los oleoductos para el transporte de combustible evitó la emisión a la atmósfera de 356.000 toneladas de CO2.

Estas acciones han contribuido a que la compañía renovara la certificación ISO 14001 para todas sus instalaciones, así como la certificación EMAS para sus instalaciones de los aeropuertos de Bilbao y Málaga.

Dentro de su política de protección de la biodiversidad, el Grupo CLH cuenta con un plan de Identificación de Zonas de Alta consecuencia (HCA) en el que, gracias a la utilización de un software específico de análisis geográfico, se definen las zonas medioambientalmente sensibles en el entorno de los oleoductos de la compañía, mucho de ellos espacios naturales protegidos.

En base a esta información, el Grupo CLH completó en colaboración con GREFA (Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat), un plan de estudios ambientales para medir la integración de sus oleoductos en estas zonas de especial riqueza biológica. Tras el análisis de cerca de 200 kilómetros de estos espacios naturales protegidos, los estudios concluyeron que estas infraestructuras no interfieren en el hábitat ni en el desarrollo de las especies animales y vegetales del entorno y destaca la integración de los oleoductos en el mismo.

Además, la compañía ha iniciado un nuevo proyecto con el objetivo de medir el impacto en la biodiversidad de las labores de mantenimiento que se realizan en los oleoductos que transcurren por Espacios Naturales Protegidos, cuyas primeras conclusiones han sido muy positivas y determinan que las labores de mantenimiento realizadas por el Grupo CLH no impactan en la biodiversidad.

En este sentido, el Grupo CLH también ha firmado un nuevo acuerdo con GREFA para participar durante cuatro años en el programa de conservación de aguiluchos ibéricos de la Comunidad de Madrid, para lo que ha colaborado con la campaña de información y sensibilización social y diferentes tareas de marcaje y salvamento de las nidadas. Además, CLH continúa colaborando con la iniciativa “Red de primillares” para la recuperación del cernícalo primilla en la Comunidad de Madrid mediante la reintroducción de polluelos de estas aves procedentes del programa de cría en cautividad.