La planta de Cepsa Química Puente Mayorga inicia su actividad en el año 1969, con la producción de Alquilbenceno Lineal (LAB). Las instalaciones de Puente Mayorga ocupan una superficie de 285.059 m2, de los cuales 51.935 m2 corresponden a la Planta de fabricación.



El LAB se usa prácticamente en su totalidad en la industria de los detergentes. Cuando la molécula orgánica del LAB se hace reaccionar inorgánicamente con Trióxido de Azufre y se neutraliza se convierte en una nueva molécula química que se denomina Alquilbenceno Lineal Sulfonado (LAS) que tiene propiedades tensioactivas y que es muy efectiva en el secuestro de la suciedad depositada en tejidos, vajillas y superficies en general. Por su versatilidad, su relación efectividad/coste y por su elevada biodegradabilidad el LAB es el tensioactivo más usado en los detergentes domésticos. Desde 1990, en la planta química de Puente Mayorga de Cepsa se produce también LAS.

En total integración con la refinería Gibraltar-San Roque, la planta de Puente Mayorga recibe de la refinería las materias primas utilizadas en su proceso (queroseno, hidrógeno, benceno, azufre y naftas). La mayor parte del queroseno se devuelve a la refinería en forma de queroseno hidrogenado libre de n-parafinas, que constituye un excelente combustible para reactores de aviación.

En la planta de Puente Mayorga se fabrican las n-parafinas (materia prima del LAB) necesarias no solo para la fabricación del LAB en la planta de San Roque sino también para las otras dos plantas de LAB de Cepsa en Brasil y Canadá. Estas tres fábricas suponen que Cepsa Química sea líder mundial en este sector.

La producción en la planta química de Puente Mayorga se cerró en 2017 con 215.401 Tm de Alquibenceno Lineal (LAB), la materia prima más común en la elaboración de detergentes biodegradables, y con 34.830 Tm de LABSA, el tensioactivo más versátil y de más amplia utilización en todo tipo de formulaciones para detergentes: polvos, líquidos, geles, aglomerados, barras o tabletas.