La Fábrica de Guadarranque inicia su actividad en el año 1976, con la producción de ácido tereftálico purificado (PTA) para su uso en la producción de poliésteres de etileno. Más del 90% de su consumo mundial se dedica a la fabricación de polímero de tereftalato de polietileno (PET); este polímero se utiliza fundamentalmente en la producción de fibras de poliéster de aplicación textil, film de poliéster para audio, video y empaquetado, y resina de poliéster para la fabricación de botellas. En la actualidad, la capacidad máxima de producción es de 480.000 TM/año de este producto. 

















En 1996 amplia su actividad y comienza a fabricar ácido isoftálico purificado (PIPA) utilizado en diversas aplicaciones: como copolímero en la fabricación de PET para mejorar sus características, pinturas en polvo, resinas de poliéster insaturado que se utilizan en la fabricación de diversos bienes como barcos, depósitos. En la actualidad la capacidad máxima de producción es de 220.000 TM/año de este producto.

Las materias primas principales: meta-xileno, para-xileno e hidrógeno son suministradas por la Refinería “Gibraltar- San Roque” del Grupo CEPSA, con la que mantiene un algo grado de integración.

En Enero del 2011, CEPSA adquiere las unidades de fabricación de PET (Poli-etilem-tereftalato) que poseía Artenius en San Roque. Estas unidades se han incorporado como unidades de producción en la Fábrica de Guadarranque.

El PET se utiliza en la producción de envases de plástico, fundamentalmente para el envasado de bebidas carbónicas y aguas minerales. La capacidad actual de producción es de 175.000 TM/ año de este producto.

Con esta adquisición, la Fábrica de CEPSA Química en Guadarranque es una de las pocas en el mundo capaz de producir PTA, PIPA y PET en las mismas instalaciones.