Abengoa Bioenergía actúa en el sector energético y realiza actividades producción industrial. Se dedica al desarrollo de biocombustibles para el transporte, bioetanol y biodiésel entre otros, así como bioproductos químicos que utilizan la biomasa (cereales, caña de azúcar, biomasa celulósica, semillas oleaginosas y residuos sólidos) como materia prima.  

Los biocombustibles se usan en la producción de aditivo de las gasolinas (ETBE, ethyl tert-butyl ether) o en mezclas directas con gasolina o gasoil y reducen significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y otros gases contaminantes a la atmósfera. A su vez contribuyen a la seguridad y diversificación del abastecimiento energético, reduciendo la dependencia de los combustibles fósiles usados en automoción, aviación y petroquímica, y colaboran en el cumplimiento del Protocolo de Kioto.  

Abengoa Bioenergía se mantiene como un referente en el desarrollo de nuevas tecnologías para la producción de biocombustibles y bioproductos químicos y la sostenibilidad de las materias primas, dedicando gran cantidad de recursos en investigación para ello. Pero también, el área de trading le posiciona como una empresa de servicios que aporta soluciones globales, con gran capacidad de comercialización y gestión de commodities, siempre apoyada en una capacidad de producción global y en el aprovisionamiento de materia prima, y la eficiencia en las operaciones, pilares básicos que aportan fiabilidad y masa crítica, claves para el óptimo desarrollo de la actividad. 

 


ABENGOA BIOENERGÍA SAN ROQUE

• Propiedad 100 % de Abengoa Bioenergía S.A.

• Capacidad de producción de biodiésel de 225 ML anuales.

• Capacidad de producción de glicerina cruda de 18.500 t anuales.

• Consumo de aceites vegetales de 205.000 t anuales.

Abengoa Bioenergía San Roque S.A. es la sociedad titular de la planta construida en terrenos anexos a la Refinería Gibraltar-San Roque, propiedad de Cepsa, en el polígono industrial de Palmones de San Roque (Cádiz). Está diseñada para operar con distintos tipos de aceites vegetales -soja, colza y palma- y, así, no depender de un único suministro. Toda su producción de biodiesel está destinada a la refinería.